vandanuno – Open studio

Si en la tardo-modernidad existe un predominio de espacios de narcisismo compartido donde el individuo enuncia la experimentación consigo como conquista genial, el nombre vandanuno, siempre en minúscula (sustantivo o adjetivo), designa una pareja de artistas de firmes convicciones ético-estéticas críticas con el mercantilismo, la autoría y el copyright. Vandanuno es (fueron) pluralidad, es (serán) heterogeneidades irresolubles que desarrollan planteamientos conceptuales y deconstructivos en una estrategia poética conjunta. En ella todo origen único, toda irrepetibilidad y toda unicidad del arte son subvertidos en propuestas donde el autor, mundializado como propiedad intelectual, es vaciado en el libre uso de la información, la copia o la reproducción. El futuro se juega en otro tablero donde lo decisivo excede el sujeto y sus auto-imposiciones modernas.

El elegante conceptualismo que vandanuno muestra en medios como la pintura, el dibujo, la instalación o el vídeo encuentra su superficie de inscripción en el silencio. Hay quienes necesitan vaciar el vacío para respirar. A pocos kilómetros de Castelo Branco, en su actual residencia (no casa, sino cosa), un habitáculo industrial + habitacional diseñado por la arquitecta Cláudia Melo, cesa el ruido ensordecedor de los discursos que olvidan el ser: allí la serenidad (gelassenheit) desarticula la concatenación banal de los relatos. En la sugestión poética de las intensidades, en los agujeros de la perplejidad y en la experiencia de lo imposible vandanuno crea proposiciones estéticas de una complicada desnudez. El mundo es acariciado con las manos tranquilas de una levedad diferencial. En el límite sólo permanece el pudor de la belleza, como un fuego que arde bajo el agua. Ellos saben estar ocultos y no cortarán su enlace con la profundidad para ser percibidos del todo. (…)

Texto vandanuno Open studio (pdf)