Una rebelión en el color (Riiko Sakkinen en Galería Kernel)

Capitalism is the best world

No hay un solo instante que no sirva para subirse, irreverentemente, en él. El objetivo es cambiar la vida. Golpear. Explicitar. Jugar. Señalar al enemigo. Activar la polémica detonadora. Hacer que el acontecimiento suceda, que el shock desequilibre el pensamiento hacia un dinamismo disidente. Y todo ello puede comenzar aquí, ahora, en una galería de arte, donde un Pinocho de grandes dimensiones sostiene, optimista e ingenuo, un cartel en el que aparece escrita, recordando a Leibniz, la frase “capitalism is the best of all possible worlds”. Se trata de un Pinocho panglosiano que señala el fin de la historia anunciado por Fukuyama, pretendidamente cumplido en nuestras democracias liberales. Pero, como gran patafísico, Pinocho siempre miente. Lleva un Kalashnikov del tiempo escondido en las células para disparar, en cada mancha de color, el lenguaje múltiple de una extraña dinamita post-histórica. No debemos fiarnos de este hacker estético. Pese a su apariencia de simulacro pop, quiere devolvernos al más concreto y material de los mundos, despojarnos, de una vez, de las inocuas máscaras democráticas, hacer explícitas las tramas ilegibles de la posmodernidad fría antes de que se vuelvan realidades objetivas heredadas con la misma naturalidad que las leyes físicas. Si Pinocho ha aparecido, lo ha hecho para subvertir y cuestionar el super-globo del post-capitalismo, para remover el sistema nervioso de la domesticidad y sacudir, con rabia, todos los órdenes vigentes (…).

Texto Una rebelión en el color (pdf)