Re-nacimiento (vivir una vez más) / Andrés Talavero

Imaginemos un hombre que camina, a solas y con su lenguaje, en el bosque. Si ese hombre poseyera una orientación, por leve que esta fuese, dirigiría sus pasos hacia un punto concreto. Si, por el contrario, estuviese bajo una ausencia total de coordenadas o en una carencia absoluta de un mapa que dictase un sentido y una dirección del caminar, tendría que limitarse a realizar, como un ciego, movimientos indeterminados. Con ello estaría cumpliendo una de las reglas fundamentales que todo bosque posee, el no aparecer de manera perentoria ante los ojos, el no ser comprendido del todo por el pensamiento. Ningún camino del bosque podría desembocar en otro camino ya recorrido. ¿Cómo llamar o definir, entonces, los pasos dados en la inexperiencia y en el desconocimiento radical? ¿Podríamos afirmar que caminamos cuando no sabemos dónde ir? ¿Qué significa recorrer distancias cuando pisamos el territorio de la inmensidad? Quizá, una vez perdida la noción de finalidad y una vez desvanecidas las metas, pudiéramos adentrarnos en el bosque por un camino todavía no trazado y allí permanecer en silencio. Tras olvidar el camino de regreso, tal vez encontráramos un cartel que, en lugar de indicar una señal que orientara hacia algún punto referencial, contuviera un mensaje emitido por la voz del bosque (…)

Texto Re-nacimiento (vivir una vez más) (pdf)