Silencio / Theo Firmo

silenciocartel2

¿Es necesario continuar con la racionalidad expansionista del siempre-más-allá? ¿Existe, aún hoy, la posibilidad de portar, enviar y recibir un mensaje? ¿Tenemos algo que decir en nuestros escenarios de transparencia tardo-moderna? Hay una historia que puede interpretarse como la de aquellos que quisieron hacer oír su voz. Una historia de las evangelizaciones, del traslado de nuestra proximidad hasta la lejanía, toda una historia epistolar del pensamiento, el cuerpo y el corazón, del secreto sagrado y secular, cada una con sus ritmos, sus procesos de desvelamiento y sus implantaciones globalizadoras. Se trata de una historia que genera espacios propicios para la acústica y redes de perpetuidad de la comunicación, caracterizada por el optimismo hacia una palabra inicial que debe expandirse y portarse a diferentes lugares y tiempos para poder ser dicha en el ahora. Es la historia que, cada día, narra el hombre emprendedor, el sujeto que quiso aprehender en sus manos la esfera del ser, el que quiso extender y ampliar su sí mismo en sistemas auto- gestionados de prevalencias y continuidades. Es la historia del hombre-dios que, en un gesto de auto-hipnosis religiosa, señala hacia afuera, atónito en su voluntad de poder, modificando, desde su racionalidad colonialista, el espacio, los otros, las comunidades animales y vegetales de la tierra, hasta configurar, a su imagen, el sonido mundano del acontecimiento. (…)
_

Texto Silencio / Theo Firmo (pdf)