Santiago Sierra: el shock y el terrorismo como catástrofes en la presencia

8

¿Será alguna vez el trabajo de Sierra subsumido por las estructuras de poder que éste critica? ¿Cómo podríamos considerar a un artista que, durante veinte años, ha llevado a cabo acciones, intervenciones, trabajos, obras, que aún continúan manifestándose como problemáticas y polémicas para nosotros? Santiago Sierra se caracteriza por no apartar la mirada de lo problemático, y de ahí sus creaciones suscitadoras de polémica. En su modo de actuar, en su ética, podría ser considerado, de modo patafísico, como un terrorista de lo onto-político. ¿Por qué terrorismo y no activismo para referirnos a Sierra? Según Peter Sloterdijk “es terrorista quien consigue una ventaja explicativa respecto a las condiciones de vida implícitas del contrario y las utiliza para la acción. Ésta es la razón por la cual, tras grandes y violentas cesuras históricas producidas por el terrorismo (…) [éste] remite al futuro. Tiene futuro lo que destapa lo implícito y transforma aparentes inocuidades en zonas de lucha”. Por tanto, puede considerarse patafísicamente terrorista a Santiago Sierra, ya que gran parte de su actividad es un esfuerzo por destapar lo implícito desde zonas de indiferencia y de inocuidad, y transformarlo en aperturas radicales hacia el disenso. En términos deleuzianos, a menudo se trata en Santiago Sierra de escapar a la máquina de captura de Estado generando una y otra vez máquinas de guerra, creando lo que podemos denominar artefactos post-ontológicos y post-fundamentales. (…)
_

Texto Santia Sierra: el shock y el terrorismo como catástrofes en la presencia (pdf) pp. 252-259