El viaje de Paul Klee: la apertura postmetafísica hacia lo propio

paul klee

Quizá lo decisivo sea una cuestión de inexistencia. Hay que tener unas manos que comprendan la inexistencia para tomar lo que Túnez regala. Es necesario un espacio diferente, una oquedad en negativo, un acomodamiento que no vincule el don a uno mismo, sino que lo atraiga a nuestra proximidad. Una atmósfera que acondicione lo dado, otra existencia, inexistencia de pintura-diferencia. ¿Cómo acondiciona Klee la superficie de inscripción de lo indecible? ¿Cómo pintar aquello que es impresentable, irrepresentable? ¿Qué espacialidad cosida con un tejido de inexistencia dejará deslizarse por lo inimaginable del resto? Espacio de ausencia o espacio-otro, vacío roturado en el que Klee cosecha suspensiones del mundo girado ya, instantáneo, a la soldadura del evento más cercano (…)

Texto el viaje de Paul Klee: la apertura post-metafísica hacia lo propio (pdf)